sábado, 13 de septiembre de 2008

REVISTA LA URRAKA. EDICION INTERNACIONAL

EL ARTE DE NARRAR
La Coartada

Ana Paula Martínez, nació en un hogar sin amor, donde el padre odiaba a la madre y la madre solo vivía para el padre. Ella creció con la conciencia de ser la causa de todos los problemas de su hogar. De que el padre la quisiera más y descuidara a la madre. De que el hermano se sintiera relegado en un rincón. Tenía la responsabilidad de ser la consentida de la abuela, la luz de los ojos del abuelo. Tenía la pena de cargar con golpes e insultos, con besos y abrazos. Su madre, la distinguida señora de Martínez se había enamorado perdidamente de su padre Joaquín Martínez. Le bastó escuchar su voz a través del auricular para darse cuenta que daría la vida por ese hombre que no hablaba con ella más que para dar el parte del día. Desde ese momento, decidió que ese hombre sería suyo a pesar de todo y de todos. Y lo persiguió y se apretó a él y se casó y tuvo dos hijos de él. Todo esto en contra de la voluntad de Joaquín Martínez.

Durante algún tiempo Amelia solo fantaseaba con su voz. Se imaginaba este hombrazo grande de ojos negros que llegaría y la haría feliz el resto de su vida. Así se dedicó a perseguirlo hasta que lo consiguió. Fueron muchas las veces que Amelia se metió en su casa, en su coche, en su cama.

A todos los hombres les gusta un poco de atención y Joaquín se sintió halagado con tanta atención de la Señorita que había visto de reojo en ese viaje que hizo cuando se graduó de la universidad. No sabía que Amelia lo tenía todo preparado, ese sería el viaje en que se quedaría con su hombre. Tuvo a bien arreglar todo para que sus asientos quedaran juntos, para que le diera un ataque de pánico cuando el avión tuvo turbulencias, cuando se le cayó el refresco sin querer y finalmente cuando nadie fue por ella al aeropuerto y él tuvo que compartir el taxi.

Joaquín tenía una novia, a la que ha querido siempre, y la que no sabía lo que Amalia preparaba para quitarle al novio.

Tuvieron una breve aventura en esa ciudad de ensueño y edificios viejos. Joaquín, que nunca había rechazado un bueno polvo, no lo haría ahora. Satisfechos regresaron cada uno a su casa, Joaquín solo, Amelia con un acompañante.

Fue mucha la congoja y los gritos en casa de los Pérez cuando se supo que la niña estaba embarazada, y nada menos que de un pelele que trabajaba con ella. La madre para salvar la honra de la familia se lanzo a la casa de aquel barbajan que casi había violado a su pobre niña para exigirle que se casara con ella.

Amelia no había sabido nada de él desde su regreso, ni siquiera contestaba ya el teléfono, había renunciado a su trabajo. La verdad es que se había ido a pedir la mano de su noviecita santa de toda la vida y había decido irse a vivir a provincia. Poco sabía él de esa mujer con la que se había acostado y a la que le había hecho un hijo, de no ser que estaba enfatuada con él y se le había metido entre ceja y ceja que él era suyo. Así se lo hizo saber cuando por fin lo encontró a siete horas y tres pueblos de la capital. Así se lo hizo saber cuando Joaquín le dijo por fin que tenía novia y que no podía casarse con ella. Así se lo hizo saber cuando Amelia se bajó del coche aún en movimiento gritando como una loca que si él no se casaba con ella “se mataba“. Así se lo ha hecho saber por treinta años que llevan juntos.

Escritora Anitzel Diaz (México)
CUANDO UN POETA SE VA....
A MI MADRE

Añoro el pan de mi madre,
El café de mi madre,
Las caricias de mi madre,
Día a día,
La infancia crece en mí
Y deseo vivir porque
Si muero, sentiré
Vergüenza de las lágrimas de mi madre,
Si algún día regreso, tórname en
Adorno de tus pestañas,
Cubre mis huesos con hierba
Purificada con el agua bendita de tus tobillos
Y átame con un mechón de tu cabello
O con un hilo del borde de tu vestido…
Tal vez me convierta en un dios,
Sí, en un dios,
Si logro tocar el fondo de tu corazón
Si regreso.
Tórname en
Leña de tu fuego encendido
O en cuerda de tender en la azotea de tu casa
Porque no puedo sostenerme
Sin tu oración cotidiana.
He envejecido.
Devuélveme las estrellas de la infancia
Para que pueda emprender
Con los pájaros pequeños
El camino de regreso
Al nido donde tú aguardas.

Poeta Mahmoud Darwich(Q.E.P.D) (Palestina)
Del poemario: Enamorado de Palestina (1966)
(Traducción del árabe de María Luisa Prieto)
Para conocer un poco al poeta: http://es.wikipedia.org/wiki/Mahmud_Darwish
martes 12 de agosto de 2008
MÚSICA Y POESÍA, UN SOLO ARTE
LOS MUSICOS DE JAZZ

A Ramón Oviero

Detrás de las caras herméticas
oigo gritos de dolor
el sudor de los mayores
amargo jugo de la caña dulce.
Suena el machete en los címbalos
al suelo caen los tallos
el ganado come las hojas
y en las pailas el guarapo
se mermará gota a gota.

Sonidos de acres metales
repentinas erupciones,
(rebop, bebop, bop)
improvisaba el bajista
limpiando toda malicia.
Los gritos del capataz
el rechinar de los látigos.
La iracundia de los rostros
viaja del susurro al grito.

Chisporroteo de ritmos
la música recomienza.
Con Chano Pozo la marcha
su tambor mancha de sangre
en el "Río Café de Harlem."

Sonámbulos embriagados
politonales solistas
inventan en su locura
melodías y canciones.
Salta el coro sucesor
regula las emociones
de Chano Pozo sus manos
ampolladas en las congas...
Dizzy Gillespie lo escucha
romper con lengua africana
el alto cielo de ritmos.

El ataque al corazón
de Luis del Campo en la pista
dejó sola a la danzante...

Mario Bauza, Tito Puente,
Pérez Prado con su mambo.
Entre el grito y el gruñido va el torturador de esclavos.

Poeta CONSUELO HERNÁNDEZ (Colombia)
En la fotografía el gran "Chano" Pozo
LA PALABRA QUE CRUZA FRONTERAS
Siguiendo a Fromm

Insaciable e incapaz de soportar la soledad se considera, equivocadamente, lo que caracteriza a quien sabe amar. En realidad, la persona que ama solamente a otra persona, tiene deseos de obedecer o de poder total, pero eso no es amor. El amor por su propia naturaleza no puede limitarse a una sola persona.

Hasta la locura.
quisiera acariciarte.
Quisiera ser tu reina
y tu esclava...

Pero, en lugar de esto, leo a Fromm.

...Por amor entendemos la capacidad de sentir preocupación, responsabilidad, respeto y entendimiento hacia otras personas, y el deseo de que los otros se desarrollen.

Quisiera separarte del vodka
y de las mujeres que te hacen daño...
Tendrás otros lujos...
Tengo una varita mágica:
en mi agenda está anotada
la dirección de un psicólogo de gran fama.

La causa principal de todas las desgracias se origina en la incapacidad de amar. El propósito es lograr o recuperar esa capacidad.

Otra vida tendrás...
otra mujer...
No podrás amarme...
No es amor la gratitud.

...Del amor a sí mismo, a la vida y al mundo proviene el amor a una persona.

Durante toda la semana he leído a Fromm.

Escritora y poeta SOFÍA FADDEEVA (Nacida en Rusia y nacionalizada en México)