viernes, 23 de marzo de 2012

La ONU insta a cuidar el AGUA



Imagen tomada de ONE.org sin animo de lucro




Un llamado a las naciones a revisar sus prioridades en el momento de distribución de fondos, de recursos.  Los análisis , las investigaciones que organizaciones hacen nos llevan a la conclusión de que se esta usando la mayor parte de los fondos del pueblo en artículos para la guerra, armas, bombas, misiles de destrucción masiva .   Quiere decir que en lugar de disponer de los fondos del pueblo para poder sobrevivir o prevalecer en este mundo , hacemos lo contrario.   Los fondos no alcanzan para la educación, la salud , la agricultura ...,    sin embargo en lugar de buscar la vía pacifica , en lugar de llegar a arreglos sin querer acaparar mas , nadie se pone de acuerdo. 
SRobles  



Sólo con un buen uso del agua se podrá tener éxito en la lucha para combatir el hambre, afirmó ayer el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en una declaración con motivo el día mundial del Agua 2012.

La ONU insta a cuidar el agua.
“A menos que incrementemos nuestra capacidad de utilizar el agua sabiamente en la agricultura, no conseguiremos acabar con el hambre y daremos paso a una serie de problemas diversos, incluyendo la sequía, la hambruna y la inestabilidad política”, advirtió el dirigente.
Asimismo, Ban Ki-moon aseguró que producir alimentos suficientes para una población en rápido crecimiento requiere que la comunidad internacional garantice un uso sostenible “del recurso limitado más importante” en el mundo, el agua.El máximo responsable de la ONU advirtió además de que “la escasez de agua está aumentando y la tasa de crecimiento de la producción agrícola se ha desacelerado” y esto, claro está, afecta “a los campesinos pobres en los países de bajos ingresos, que son los más vulnerables y los menos capaces de adaptarse”.
“Garantizar la seguridad alimentaria e hídrica sostenible para todos requerirá la transferencia de las tecnologías adecuadas, la promoción de los pequeños productores alimentarios y la conservación de los servicios ecosistémicos básicos”, apuntó Ban, quien instó entonces a realizar “políticas que promuevan el derecho al agua para todos”.
“El agua jugará un papel clave en la construcción del futuro que queremos”, concluyó Ban, quien indicó que en “la próxima Cumbre de la Tierra Río+20, la comunidad internacional necesitará atar cabos entre seguridad hídrica y seguridad alimentaria y nutricional en el contexto de una economía verde”.Pérdidas y desperdicio
El director de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el brasileño José Graziano da Silva, indicó que para producir los alimentos que el mundo necesita se debe usar el agua de forma más inteligente, cambiando la forma en que comemos, reduciendo las pérdidas y el desperdicio y promoviendo dietas más saludables”.
Hacen falta entre 1,000 y 3,000 litros de agua para producir un kilo de arroz y 7,000 para un filete de ternera, según los datos de la ONU.
A su vez, 894 millones de personas en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud, no tienen acceso a la cantidad mínima necesaria para la subsistencia -entre 20 y 50 litros al día.
La cantidad de agua que se requiere para que crezca un cereal, fabricar un zapato o alimentar a una vaca es lo que se conoce como huella hídrica. La de la comida se lleva el 70 por ciento del agua que se gasta a nivel mundial, la industria 22 por ciento y el consumo humano ocho por ciento, como revela el Programa de Evaluación Mundial del Agua de la ONU.
Por eso en este día se pone énfasis en la racionalización de la producción y consumo de alimentos como fórmula para ahorrar un recurso cada vez más escaso -la ONU prevé sequías más frecuentes e inundaciones que pueden destruir cultivos- para una población creciente; se estima que en 2050 haya 2.000 millones de personas más en el mundo.
Normalmente, las campañas de sensibilización sobre el desperdicio de agua tienen una respuesta positiva que se traduce en ahorro.
Pero los problemas de escasez están unidos también al derroche de alimentos. Cada europeo tira al año 179 kilos de comida, según un informe del Parlamento Europeo.
Esto significa que el agua necesaria para su producción también acaba en el cubo de la basura
Según la FAO cada año se despilfarran cerca de 1,300 millones de toneladas de alimentos y una reducción de 50 por ciento en las pérdidas y desperdicio de alimentos a nivel mundial ahorraría unos 1,350 km3 de agua cada año.
Los niños y el agua
El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) pidió a los gobiernos prestar especial atención a las personas que viven en zonas rurales en lo que respecta al acceso a agua potable y servicios básicos de saneamiento.
Un informe conjunto de Unicef y la Organización Mundial de la Salud mostró de manera concluyente que en las zonas rurales, las personas con menos recursos no tienen cubiertas esas necesidades básicas. “Los gobiernos deben asegurarse de que sus recursos logran resultados reales para las personas más pobres”, afirmó el responsable de Agua, Saneamiento e Higiene de Unicef, Sanjay Wijesekera. “De lo contrario corren el riesgo de dejar grandes porciones de sus poblaciones, especialmente los niños, cada vez más vulnerables a las enfermedades”, anotó.
A nivel mundial existe una disparidad casi universal de acceso a agua potable en las zonas rurales en comparación con las urbanas. El informe Progreso sobre el agua potable y saneamiento 2012, refleja que el mundo alcanzó una de las metas incluidas en el Objetivo de Desarrollo del Milenio relacionado con el acceso a agua potable. A finales de 2010, el 89 por ciento de la población mundial, 6,100 millones de personas, utilizaban fuentes mejoradas de agua potable, precisó.
Sin embargo, los habitantes de áreas rurales tienen más probabilidades que los habitantes de zonas urbanas de no tener acceso a agua potable. La Unicef detalló que de los 783 millones de personas aún sin fuentes mejoradas de agua potable en 2010, 653 millones son de las zonas rurales.
El panorama aún es peor en relación al saneamiento, ya que el 79 por ciento de la población urbana mundial utiliza servicios de saneamiento mejorados mientras que sólo 47 por ciento de la población rural lo tiene. El 72 por ciento de los que no tienen acceso a saneamiento mejorado, 1,800 millones de personas, viven en zonas rurales. La desigualdad entre zonas rurales y urbanas en relación al acceso a agua potable es particularmente importante en los países más pobres.
Por ejemplo, en el África subsahariana la brecha entre las zonas urbanas y rurales es de 34 puntos porcentuales. En promedio en los países menos desarrollados, 97 de cada 100 habitantes de zonas rurales no tienen instalaciones de agua corriente. Además, en su gran mayoría, son las mujeres y las niñas quienes llevan la peor parte.