domingo, 28 de noviembre de 2010

VIOLENCIA CONTRA LA MUJER



 Ante la Violencia en términos generales "TOLERANCIA CERO"
La violencia no genera reacciones positivas , al contrario destruye y genera 
sucesos, acciones autodestructivas y en ocasiones cada vez mas frecuentes terminan
en fatalidades.  
NO A LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER,  NO A LA VIOLENCIA DE GENERO, 
NO A LA VIOLENCIA




 



La violencia de género, particularmente la violencia sexual, se ha convertido también en un problema persistente en situaciones de conflicto. Detener las violaciones de los derechos de las mujeres es un imperativo moral y por lo que debemos juntarnos para combatirlo”: dijo Michelle Bachelet, de la secretaría general adjunta de ONU Mujeres, en un comunicado del día 25 de noviembre, Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
En el informe anual 2009-2010 de la Unifem, se muestra que, en el mundo entero, la causa de defensa de los derechos de la mujer se ha extendido: en Camerún, donde hay prácticas nocivas como matrimonio forzoso, aplastamiento de senos y otros abusos físicos, los líderes tradicionales han sido instruidos para ser agentes de cambio; en Camboya, la depresión económica ha significado un aumento en la explotación de la mujer pero la labor de los organismos internacionales estableció cláusulas migratorias favorables para que la mujer quedesee emigrar sea beneficiada con condiciones seguras de trabajo y atención médica; en los refugios resultantes del terremoto de Haití, se han dispuesto cientos de módulos asistenciales para ayudar a aquellas mujeres que sean víctimas de violencia.
Todo este movimiento mundial busca avances hacia la igualdad de género. Para ello se promueven principios como: la conciencia de que es necesario el apoyo de alto nivel de los gobiernos, tanto con la aplicación de políticas directas como con modificaciones del marco legal; el aseguramiento de prácticas laborales exentas de cualquier discriminación de género; la instauración de una política de tolerancia cero hacia cualquier forma de violencia contra la mujer; la transmisión en el sistema educativo de los valores de la igualdad de género; la búsqueda de colaboración del sector privado para que, con iniciativas empresariales, puedan integrar a la mujer a la vida productiva.
En Venezuela se han venido haciendo esfuerzos para combatir todas las formas de violencia contra la mujer, desde el abuso doméstico hasta la coacción sexual. En la campaña venezolana lanzada el 25 de noviembre en la sede del Sistema de las Naciones Unidas en Venezuela participaron personalidades reconocidas de los medios de comunicación y representantes del gobierno quienes manejaron la idea de que la violencia se ha expandido a todos los espacios de la vida del venezolano y, por supuesto, ha afectado el trato que, en la cotidianidad, se tiene con las mujeres. Más allá de la agresión física directa, factores como el chantaje emocional, el verbo humillante y despectivo, y la desconsideración son parte del sistema de relaciones de miles de hogares pertenecientes a distintos estratos y, en muchos casos, moldean a los jóvenes que los padecen a repetir ese comportamiento. Cambiar el lenguaje violento por uno que favorezca las relaciones armoniosas y equitativas es prioritario.
Los participantes destacaron que el número de denuncias de mujeres agredidas ha ido aumentado, sin embargo es necesario un mayor esfuerzo comunicacional por parte de todos los sectores del país para transmitir valores que prevengan estos actos de violencia.
Alfredo Missair, secretario residente del Sistema de Naciones Unidas en Venezuela, concluyó su exposición, señalando que la lucha contra la violencia no debe restringirse a una fecha conmemorativa, sino que es algo de todos los días, y que, a través de campañas de información y haciendo una revisión de nuestra manera de relacionarnos con los demás, podemos contribuir a que estas agresiones disminuyan.





La congresista aprista Mercedes Cabanillas, planteó hoy la creación de juzgados especializados para sancionar los actos de violencia contra la mujer, y consideró necesario incrementar los Centros de Emergencia Mujer, para apoyar la recuperación mental de las víctimas. La ex presidenta del Congreso asistió a la inauguración del foro “Estrategias de prevención contra la violencia familiar, en el marco de una cultura de paz”. Ahí señaló que la violencia contra la mujer no debe ser un acto privado, sino público, con la finalidad de que las denuncias contra los agresores puedan canalizarse a las autoridades por los propios familiares o vecinos.
“Nadie debe callar el maltrato y la violencia contra la mujer”, puntualizó.
Asimismo, Cabanillas propuso que las mujeres que denuncien a sus agresores, queden amparadas por resoluciones judiciales cuyo fin sea objetar la libertad del agresor y su acercamiento al domicilio de la víctima.
“En caso de haber hijos se debe suspender la patria potestad o la custodia de los mismos, sin perjuicio del cumplimiento oportuno de las obligaciones alimentarias”, indicó.
En el evento la congresita quien preside la subcomisión contra la Violencia en agravio de mujeres, niños y adultos mayores- dijo que en el Perú la violencia contra las mujeres alcanza proporciones epidémicas, pues una de cada tres han sido víctimas de agresiones, violencia física y sexual.